Tipos de colorantes y su fuente de extracción

Tipos de colorantes y su fuente de extracción

Hoy en día es común para todos, o por lo menos para la mayoría, consumir productos de diferentes tonalidades, tinturas y colores, para muchos es bien sabido que gran parte de estos productos que consumimos tienen entre sus ingredientes colorantes naturales o sintéticos que sirven precisamente para darles esa apariencia vívida y atractiva por el color tan intenso que tienen.

No obstante, muy pocos nos preguntamos cómo es que se obtienen estos ingredientes, cómo es que dan ese color, cuáles son sus propiedades, si hay varios tipos de pigmentos y sobre todo si tienen algún efecto en nuestra salud. Al respecto, a continuación se responderán algunas de estas preguntas. Hay dos tipos de pigmentos que se utilizan en la industria: orgánicos e inorgánicos. Los orgánicos a su vez se dividen en pigmentos naturales y sintéticos; los inorgánicos son de origen mineral.

Los pigmentos o tintes de origen mineral se pueden obtener de manera natural o mediante procesos químicos industriales y suelen utilizarse mayormente en la industria textil, aunque cada vez su uso se reduce más debido a que muchos de estos tintes resultan tóxicos, sobre todo para los trabajadores de las plantas y fábricas productoras. Por lo general, el consumidor del producto no se ve afectado por la toxicidad de los productos, pero aún así las normativas generales obligan a los productores a utilizar lo menos posible estos productos por el bienestar de los trabajadores y el medio ambiente.

En lo que se refiere a los pigmentos orgánicos de origen natural, su empleo es muy común en la industria de los alimentos y tienen gran importancia en ella. Esta importancia deriva del aspecto de la comida, pues cuando los consumidores vemos un producto y este luce atractivo a la vista, con un buen olor, color y textura, es muy probable que queramos probarlo. Por el contrario, si el color no es de nuestro agrado, aunque el producto sea bueno, sabroso y nutritivo, es posible que no lo consumamos.

Es por esta razón que el uso de colorantes en la comida es muy importante en la industria, tanto para los productores como para los consumidores. Además, día a día se acentúa la necesidad y exigencia del público y las autoridades por el uso de productos de origen natural y por ello este tipo de pigmentos suelen utilizarse en esta industria cada vez más.

Conocer cómo y de dónde se obtienen los diferentes colores es muy interesante, aunque en algunos casos podría resultar desagradable, sobre todo sabiendo que algunos de estos pigmentos terminan en nuestra comida y por lo tanto en nuestra boca.

El color carmín es uno de los más utilizados históricamente y de los más antiguos. Este tono se ha utilizado desde hace siglos en Europa, aunque su origen es en realidad americano. La gran intensidad de los pigmentos con este color se debe al ácido carmínico que lo conforma, el cual se extrae del dactilopius coccus costa, mejor conocido como cochinilla. Así es, el color carmín se obtiene de este insecto que se puede encontrar a menudo en las pencas de tunas en Perú y México.

Las propiedades de este pigmento son muy fuertes y favorecedoras para la industria, por lo que es uno de los tintes más utilizados y efectivos que hay, además de no ser tóxico para el ser humano, a excepción de casos muy específicos. Este color es muy utilizado en la industria textil, cosmética, de la pintura y de los alimentos. En esta última este color suele estar presente en mayor o menor medida en embutidos, algunas bebidas, jalea, helado, mermelada, yogurt. Básicamente se encuentra en cualquier producto con tonalidad rojiza.

Los colores anaranjados y rojizos se suelen obtener también a partir del ácido carmínico obtenido de la cochinilla. Dependiendo de su método de procesamiento y uso puede dar colores diferentes. Se puede disolver en agua, alcohol, bases o ácidos y dependiendo de esto el color podrá resultar diferente. Esta sustancia es encontrada a menudo en bebidas carbonatadas, gelatina, caramelos, pinturas, cosméticos y telas.

Otros colorantes obtenidos de manera natural son la bixina y norbixina, que se extraen de las semillas de un árbol llamado bixa orellana, mejor conocido como achiote. Este árbol permite obtener pigmentos en diferentes tonalidades amarillas que se utilizan en cosméticos, productos farmacéuticos y algunos alimentos de coloración amarilla.

También está la antocianina, obtenida del maíz morado de Perú y Bolivia, utilizado principalmente en la industria del vino y los alimentos para dar color a productos que requieran una tonalidad rojiza oscura. Otro pigmento natural es la curcumina que se obtiene de la planta llamada cúrcuma, originaria de la India, que ofrece un color amarillo intenso que se utiliza en fármacos y algunos alimentos. Colores muy oscuros se suelen obtener del azúcar comestible y se utilizan en la industria de las bebidas y los caramelos.

Por otro lado están los pigmentos o tintes sintéticos, sustancias elaboradas en laboratorio y cuyo uso está restringido debido a sus consecuencias para la salud. En la actualidad incluso hay una serie de requisitos para que se permita a alguna productora utilizar este tipo de sustancias: el pigmento debe ser inocuo, tener gran poder tintóreo, ser resistente y duradero, no tener sabor u olor desagradables y ser económico, entre otros.

Los pigmentos de este tipo más utilizados son los azoicos, utilizados como color amarillo en algunos alimentos, y la tartrazina, ampliamente utilizada en productos de repostería y dulces color verde limón. Colores como el anaranjado, rojo oscuro, negro, rosa, azul y violeta son utilizados en la industria textil, cosméticas, de alimentos y de pinturas y las sustancias más utilizadas para esto son la azorrubina, carmoisina, quinoleína, eritrosina, indigotina, lisamina y litol-rubina BK. Estos colorantes son aceptados por las autoridades de salud, pero su uso es muy restringido ya que en algunos casos, dependiendo de su aplicación tienen efectos dañinos.

Como podemos ver, los diferentes pigmentos que se utilizan para dar color a los productos que utilizamos día a día tienen diferentes procedencias, propiedades y características, pero la ciencia y la industria siguen trabajando para ofrecernos los mejores productos con los mejores beneficios. Y por ello la mejor recomendación es Farbe, el grupo empresarial con el mejor prestigio en el mercado de los pigmentos por su compromiso ambiental y con el consumidor.