¿Qué son los recubrimientos farmacéuticos?

¿Qué son los recubrimientos farmacéuticos?

Los recubrimientos farmacéuticos son compuestos químicos que se colocan sobre una tableta. El acto de recubrir la medicina data de hace varios siglos, pero el momento en que empezó a tomar forma tal como lo conocemos en la actuaidad fue en diversos momentos del siglo XIX. La pregunta más lógica que podrá hacerse cualquier persona que esté leyendo el presente artículo es: ¿por qué motivo se recubre un medicamento?

Hay muchas razones por las que un medicamento puede ser recubierto, algunas de estas son:

*Hacer que la tableta sea más agradable a la vista. Recordemos que ya la mayoría de la gente se puede inclinar a comprar un producto, después de haberle dado un peso primordial a la apariencia.

*Si alguno de los compuestos de la pastilla tiene un gusto amargo o demasiado fuerte, el recubrimiento puede ocultarlo y hacer que en su lugar tenga un sabor dulce.

*Si existen pocas probabilidades de que el medicamento pueda soportar bien las condiciones de un ambiente no muy favorable, el recubrimiento puede ayudarle a que soporte como si estuviera en las codinciones correctas.

*Las personas que tienen problemas para “pasarse” los medicamentos, aun con agua,  encontrarán que es más fácil ya que el recubrimiento puede servir como una capa ligera que oculta un exterior rugoso o poco suave.

*Si, por ejemplo, debemos tomar dos medicinas que pueden causarnos efectos adversos, el recubrimiento adecuado de una tableta tiene la capacidad de contrarrestar dicho efecto.

*En caso de que se adhieran partículas de suciedad o que las condiciones del ambiente provoquen que en la tableta broten formaciones de humedad, ciertos recubrimientos farmacéuticos pueden servir como proteción.

*Otra razón es, además de darle una imagen más estética como mencionábamos al principio, servir como distintivo entre un medicamento y otro (por el tono de color que se le asigne a la pastilla).

Es importante destacar que aunque los recubrimientos farmacéuticos pueden tener todas las propiedades y utilidades antes mencionadas, se debe tener sumo cuidado durante su elaboración, ya que un error podría afectar sustancialmente la reacción de la tableta y hacer que su toma equivalga a no tomar ningún tipo de medicamento, en un buen caso, o que se vuelva peligroso para el organismo de aquella persona que lo ingiera.

La fabricación y distribución de alimentos, desde el laboratorio hasta el momento en que ya se encuentra empaquetado en la farmacia para su exhibición al público, tiene estándares estrictos y muy precisos respecto a su producción y venta, si no se cumple con ciertos patrones respecto a la “limpieza” y seguridad del medicamento, así como su practicidad.

Todas estas medidas de calidad están estrechamente relacionadas con no afectar la composición química de la pastilla y, como consecuencia, su reacción en el organismo, además de que el manejo posterior que se le dé a la tableta debe ser igual de meticuloso, ya que una omisión de limpieza o una caja débil puede tener consecuencias que echarían a perder todo el trabajo realizado durante el proceso anterior a su exhibición al público.

Un punto muy importante que no hemos mencionado aún está relacionado con la clase de recubrimientos que existen: se puede, por ejemplo, realizar con una base de azúcar o con película, pero las técnicas son diversas e inclusive se pueden hacer protecciones a nivel microscópico o a partir del aprovechamiento de ciertos fenómenos físicos.

En caso de que las personas que han trabajado con un recubrimiento hayan cometido diversos descuidos, o simplente pasaran por alto de forma irresponsable los estándares de calidad, sanidad y seguridad, el medicamento en cuestión es más susceptible a ser contaminado. El problema está en lo que provocaría dicho consumo en un paciente: una serie de efectos secundarios muy peligrosos.

Podemos contar entre estos efectos con la posibilidad de intoxicación del paciente o, en lugar de sanar los síntomas iniciales, complicarlos aún más o agudizarlos. Hay un daño paralelo que no hemos subrayado: además de que una omisión de este tipo al momento de tratar con recubrimientos farmacéuticos podría matar a una persona o conducirla a un estado de salud grave, la apariencia del laboratorio que maneja dichos recubrimientos  puede “caer hasta el suelo” y ser tachada de poca profesionalidad.

Recordemos que la medicina es una de las ramas del conocimiento que requiere de un compromiso profundo, cabal, ya que un error cometido por un médico puede tener consecuencias irreversibles. Se trata, la gran mayoría lo sabe, de una profesión que no perdona errores y que al cometer uno pierde toda posibilidad de credibilidad, además de que limpiar su imagen y recuperar la confianza que se había ganado puede ser un proceso bastante complejo y lento.

Por el contrario, un recubrimiento bien hecho, conforme a las normas de sanidad, con una apariencia estética e incluso una originalidad o sello distintivo sobrio se puede ganar con rapidez a los pacientes o al público y generar un círculo de producción-venta muy fructífero.

Aunque parezca que se trata de un detalle un tanto superficial, los colorantes aplicados para diseñar dichos recubrimientos tienen un papel muy importante en el éxito comercial del medicamento. Sirven para crear un sello distintivo y toda la estética de venta de la tableta.  En Farbe tenemos varios años de experiencia ofreciéndole al público los mejores productos colorantes para recubrimientos farmacéuticos; se trata de productos seguros y de primera calidad que colocarán a su producto en la primera línea de competencia en el mercado.

recubrimientos farmaceuticos

Deja un comentario