¿Qué son los colorantes naturales?

¿Qué son los colorantes naturales?

Colorantes-naturales-FarbeCuando mencionamos las tinturas de este tipo, por lo común nos referiremos a una técnica de coloración que involucra materiales obtenidos directamente de la naturaleza, ya sea que se utilicen insectos, flores o piedras. Es muy común encontrar tinturas con una base de origen natural (las cuales se obtienen de cortezas, distintas partes de la planta o una selección cuidadosa de variedades de éstas); las setas también se han ocupado, a lo largo de la historia, para manipular y experimentar con las gamas de color.

Existen registros de que la aplicación de dichas técnicas se remonta en el tiempo, por lo menos en Oriente, hacia algunos milenios atrás y, sin embargo, el proceso para extraer colores o plasmarlos en una tela u otro material ha sufrido modificaciones mínimas si se compara con los métodos actuales. Los primeros pasos consisten en poner la materia prima de la tintura en un recipiente o molde al que se le agrega agua, sin olvidar claro, la tela que se quiere modificar.

Después se hierve y revuelve hasta que aquello deseamos resalte su color o lo cambie por completo esté en el punto que queremos. Es importante señalar que, cuando una persona decide pintar, por poner un ejemplo, alguna prenda en casa y compra los colorantes en una tienda de abarrotes o algún supermercado, este proceso tan aparentemente efectivo en una primera impresión, demostrará no serlo después de un par de lavadas o con el desgaste natural del uso, cuando la ropa va perdiendo paulatinamente ese nuevo color. ¿Por qué sucede esto?, se preguntarán muchos de nuestros lectores. No se trata de un problema con la tela, ni mucho menos de la calidad de la tintura. En realidad esto sucede por la ausencia de un químico con el que el colorante se “adhiere” bien al material con el que estamos trabajando. La historia, por enfocarnos en un solo aspecto, de cómo han evolucionado dichos métodos para lograr la adhesión de los colorantes naturales, es muy interesante, ya que en otros tiempos se han usado materiales como ciertos tipos de vinagre o, inclusive y por increíble que suene, secreciones humanas como los orines.

Siempre, al hablar sobre un oficio es útil pensar en la perspectiva de la persona que lleva a cabo dicho trabajo, así como las condiciones particulares que implicaba realizar dicho oficio día a día. Un dato curioso es que los materiales que se ocupaban para adherir la tintura la mayoría de los casos tenían olores muy penetrantes o molestos para un buen número de personas, por lo que mientras más lejana de la sociedad o espacios públicos estuviera el área de trabajo de una persona que se dedicara a dicho oficio, mucho mejor.

Por supuesto, estamos hablando de grupos de trabajo concentrados, donde se manejaban, por lo menos, decenas o cientos de materiales para manipular su color a diario.
Otra de las peculiaridades de este oficio es el hecho de que el tipo de colorantes naturales a ocuparse está relacionado directamente y se decide por el material o textil en turno con el que se esté trabajando. No es lo mismo, en verdad, si nos sentamos a trabajar con un trozo de seda que con uno de algodón, por ejemplo.

Enlistar la procedencia de todas las tinturas existentes podría hacer de este artículo una lectura pesada y sosa (nos referimos a explicar y detallar qué materiales de origen vegetal o animal son los que se utilizan para que una tela en particular adquiera una coloración o una tonalidad en específico); pero, tal vez sí es importante explicar o especificarlo de una forma somera y muy general, sin entrar en grandes complicaciones: los colorantes naturales de tipo animal se obtienen de insectos; mientras que los de tipo vegetal provienen de todas las partes que conforman a una planta, ya sea su fruto, toda la planta en sí, las raíces, la cubierta e, inclusive, ciertas semillas.

Otro punto importante que no hemos tratado en esta entrada es el uso de minerales para poder pigmentar material textil. En muchos de los casos sólo es una cuestión de hacer una equivalencia con el color del mineral para obtener esa tintura en específico, pero también pueden intervenir ciertos efectos químicos, así como la combinación y el producto de dos o varios minerales o materiales distintos. El zinc, el plomo, el cobre y el carbón, son algunos de los minerales que se ocupan, por mencionar, claro, los más conocidos, sin embargo, se puede afirmar que todos y cada uno de estos son importantes y fundamentales para lograr pigmentaciones muy específicas.

Un poco de historia

Si nos remontamos más en la historia de los colorantes naturales y su relación con una cultura universal, encontraremos datos muy curiosos. Por ejemplo, en la prehistoria, las primeras civilizaciones dejaron una huella muy notoria: el uso de tonalidades rojizas. Se podría decir que abarcaban toda la gama del rojo; después vendría el uso de ciertos colores primarios. Se cree, por supuesto, que estas primeras coloraciones se obtuvieron de ciertas minerales y de la tierra misma.

Las combinaciones más complejas de color vendrían tiempo después, un par de milenios antes de que empezara el conteo de nuestra era. Cuando decimos que se cree que estas primeras telas pigmentadas se lograron mediante el uso de minerales estamos, en realidad, haciendo una mera especulación, ya que cualquier prueba que se realice, al menos con el avance tecnológico que se tiene hasta el momento, resulta insuficiente como para ahondar en los detalles respecto a las técnicas que se ocupaban en aquella época.

En Farbe nuestra meta es abastecer, siempre bajo un trabajo de primer nivel, a cualquier empresa que requiera colorantes naturales y una amplia gama de artículos de pigmentación. Somos una de las mejores opciones en el país.