¿Por qué es importante usar indicadores de PH dentro de las industrias?

¿Por qué es importante usar indicadores de PH dentro de las industrias?

En representación de Farbe TASTING THE COLOR OF NATURE, sean bienvenidos a una nueva entrada de este blog. En la presente publicación les diremos por qué es importante el empleo de los indicadores de PH dentro del ámbito industrial con el fin de garantizar la calidad de los productos. Seguramente encontrarán de utilidad la información que proporcionaremos. Sin más que agregar, ¡comencemos!

En breve, el pH puede entenderse como la medida de la alcalinidad y la acidez dentro de una solución cualquiera, la cual, presenta variaciones en una escala que va del 0 al 14- Sin duda, se trata de una de las mediciones más comunes en los procesos industriales, asimismo, posee un papel relevante en el procesamiento de comestibles. Algunas razones por las cuales se sugiere el empleo de un indicador de pH son:

  1. Para la elaboración de productos con propiedades definidas y coherentes.
  2. Para la producción eficiente a un buen costo.
  3. Para evitar dañar a la salud de los consumidores.
  4. Para dar cumplimiento a normas oficiales de producción.

En los alimentos, el rango de pH varía de forma considerable con ciertos valores comunes. A causa de que la medición tiene una naturaleza logarítmica, inclusive los cambios mínimos son sustanciales; por ejemplo, en los ácidos, la diferencia que hay entre un grado 5 y 6 de pH representa un incremento de concentración de hasta diez veces, mientras que una duplicación de su concentración representa un 0,3 de cambio. A ello cabe sumar que en el PH las variaciones pueden ser determinantes en la consistencia, el sabor y la duración de algunos productos. Con respecto al método más común para la medición del pH, se utiliza como sensor un electrodo. Este actúa de manera similar a una batería, aunque pequeña, produciendo señales de voltajes que sean proporcionales al pH de la sustancia. Los fabricantes de este tipo de objetos para medir el pH brindan muchos tipos de electrodos con la finalidad de satisfacer los requerimientos de aplicación de diversas industrias. Entre los indicadores más conocidos, destaca el medidor de vidrio, el de punción y el electrodo ISFET. En la industria de los alimentos resulta bastante común medir el pH a través de muestras tomadas y analizadas en laboratorios (los cuales suelen estar integrados dentro de las empresas de comestibles). En nuestros días, el empleo de electrodos sofisticados elimina las preocupaciones relativas a las posibles roturas del vidrio y posibilita una medición continua y directa de los niveles de pH en la línea de procesamiento.

Un caso ejemplar en el que es menester el uso de indicadores de PH son las fábricas de mermeladas. La consistencia de plasma ocasionada por la pectina se forma en un rango estrecho de pH. Dicha formación se complica con el azúcar concentrado. Si el valor es más alto de lo normal se tendrá por resultado una sustancia líquida y no semisólida, mientras que si es más bajo se obtendrá una mermelada dura y demasiado sólida. Con ello se podrá entender que los continuos ajustes del pH son importantes en el proceso de producción y medición de la calidad de los productos alimenticios.

Un caso ejemplar en el de la industria lechera. En ella la leche cruda que ingresa es comprobada mediante medidores para garantizar su frescura. Asimismo, durante el proceso de la producción de mantequillas, la lactosa o azúcar de la leche es convertida en ácido láctico por los cultivos de bacterias, disminuyendo el pH de un 6,5 a un 4,8. En éste último es menester un monitoreo y control de los niveles de temperatura con la finalidad de evitar la acidificación del producto y retrasar la actividad bacterial. Con respecto a la fabricación de los quesos, las enzimas que se emplean son muy sensibles al pH y muestras variaciones que pueden afectar en un 50% las actividades de reacción. Para finalizar, cabe señalar que el proceso de envejecimiento de los quesos puede ser monitoreado de forma precisa haciendo uso de una sonda de punción. Además de estas características del pH dentro de la industria de lácteos, tanto el agua potable, como la depuración de este líquido en las instalaciones y las residuales necesitan de una regulación con el respaldo de un indicador de pH de modo que se garantice un óptimo funcionamiento.

Ahora bien, no todas las mediciones se llevan a cabo en medios líquidos, sino que también se recurre a los electrodos de punción, los cuales están diseñados para medir el pH en comestibles semisólidos. La calidad de las carnes se pierde con suma facilidad si no se da un almacenamiento de ellas en condiciones adecuadas. En tal caso, el pH representa un parámetro de sumo valor en la regulación de la calidad y la prevención de la descomposición. Los controles exactos de la correcta proporción de ingredientes en las mezclas es otro caso ejemplar del uso de un indicador de pH. El pH aquí debe monitorearse a causa de las variaciones que presentan los ingredientes crudos. Si los productos alimenticios se dan en los campos, son criados en llanuras o pescados, las condiciones específicas de crecimiento varían con sutileza per de manera significativa en los recursos entrantes. La geografía, el tiempo, el suelo, y el clima son también determinantes de suma relevancia, asimismo, las variaciones estacionales o de lote a lote pueden agravarse por las interacciones con otros ingredientes de la mezcla.

Con lo dicho hasta aquí se entenderá por qué es importante que se recurra al uso de indicadores de PH para optimizar los estándares de calidad de las industrias, sobre todo la alimentaria. Ojalá esta publicación les haya sido de utilidad, no olviden contactarnos si desean conocer más detalles en torno a los indicadores de PH, o si requieren el respaldo de una empresa experta en la producción y distribución de colorantes. Les garantizamos la mejor atención así como productos de primera. Años de experiencia en el negocio nos respaldan. ¡Gracias por habernos acompañado! ¡Vuelvan pronto!