Por qué colorear con la naturaleza

Por qué colorear con la naturaleza

Desde hace más de 5 000 años, muchas civilizaciones han empleado tintes y colorantes. Al principio, los pigmentos se extraían de plantas, hongos, frutas, minerales, animales, verduras, musgos e incluso insectos, y sólo se usaban para pintar y decorar piezas de arte y de la vida cotidiana.

Con el paso del tiempo, su uso se extendió hasta los textiles, cosméticos, la industria farmacéutica y la producción de alimentos. Hoy en día, muchos artesanos siguen pigmentando sus prendas y productos comestibles con colorantes naturales. Sin embargo, la extracción artesanal de pigmentos es costosa y muy laboriosa; pero existen empresas dedicadas a la extracción y comercialización de estos productos.

Por su parte, los colorantes químicos o artificiales con sus bajos precios y producción desmedida, han ganado terreno sobre todo en la producción de alimentos. Las consecuencias del uso de colorantes químicos o artificiales en los alimentos, es desastrosa y sus consecuencias aún no han podido ser medidas por completo. Pero la controversia de su uso se centra en la toxicidad y en el desarrollo de posibles alergias en quienes los consumen constantemente, así como los daños que puede ocasionar su producción en nuestro planeta.

El uso de los colorantes artificiales no es malo. Los colorantes sintéticos son muy útiles en la producción de artículos diversos de vidrio, plástico, metal y telas. Al no ser ingeridos, estos pigmentos permiten su uso sin arriesgar la salud de nadie, abaratan costos y se pueden lograr colores y tonos que en los extractos naturales son imposibles de obtener. Los colores son más vistosos y de mayor duración. La extracción y el manejo responsable de pigmentos de origen artificial no dañan a las personas ni al medio ambiente.

Por eso es importante escoger un proveedor de tintes que haga una extracción y un manejo responsable de los pigmentos químicos, en caso de que se elija el uso de tintes de producción artificial para nuestros productos, ya sean industriales o de producción casera.

Por otro lado, los colorantes naturales no están exentos por completo de la presencia de productos químicos, hay que recordar que el uso de pesticidas, fertilizantes y productos para el cultivo afectan mínimamente a todos los productos naturales. Los avances tecnológicos de la industria de los colorantes permiten extraer los pigmentos de la forma más natural posible, e incluso conservan algunos de nutrientes como vitaminas y algunas de sus propiedades benéficas para el ser humano.

Para teñir nuestra ropa y hacer nuestros alimentos más hermosos y llamativos, sin tener que arriesgar nuestra salud, podemos recurrir a pigmentos que actualmente se extraen de flores, frutos y minerales. El uso correcto del colorante depende del uso y el material que en el que se va a emplear. La palabra colorante puede resaltar a primera vista e incluso puede tener una carga de sentido que apunta a que es algo malo, algo parecido a agregarle pintura a lo que comemos.

Pero los colorantes naturales están presentes en bebidas alcohólicas, en las bebidas azucaradas, en el pan, en golosinas, en ropa, en enlatados, embutidos y en casi cualquier producto comestible que haya sido procesado. Muchas de las golosinas artesanales que se pueden comprar en los mercados, también tienen un colorante. Esto quiere decir que muchas veces hemos consumido colorantes artificiales y naturales sin darnos cuenta.

El sentido de la vista es nuestro primer contacto con el mundo, por eso la importancia de teñir nuestra ropa, utensilios de uso diario e incluso algunos alimentos. Si algo no es llamativo a la vista es poco probable que lo sea para los demás sentidos. Sin embargo, el uso y consumo responsable de los colorantes es muy importante, hay que elegir aquellos que son amigables con nosotros y con el ambiente; de esta forma garantizamos nuestra salud y las de los demás.

Podemos encontrar colorantes de origen animal o vegetal, siendo los más solicitados y de más fácil extracción los vegetales, debido a que para producir una planta o un hongo se necesitan menos recursos y tiempo que en la obtención de los pigmentos animales. Los pigmentos animales se extraen principalmente de animales marinos y de insectos, como la grana o cochinilla.

Encontrar una empresa socialmente responsable puede parecer una tarea difícil, pero no es imposible. Por eso, en Farbe estamos convencidos de que ser congruentes entre nuestros actos y discurso es algo esencial. La producción de colorantes naturales y artificiales se realiza bajo los más altos estándares de calidad, siempre cuidando que nuestros productos sean los mejores para garantizar la satisfacción completa de nuestros clientes.

Nuestro extenso catálogo de productos va desde colorantes para la industria farmacéutica, para golosinas, alimentos en general y cosméticos, incluso, en Farbe contamos con la certificación Kosher y nuestros productos son compatibles con la mayoría de los sistemas de dispersión.

Nuestros colorantes no afectan el sabor ni el olor del producto al que son agregados y los colores son de alta resistencia, esto evita que pierdan consistencia siempre y cuando sean usados en las condiciones ideales. Los colores de nuestra gama de colores primarios pueden ser mezclados entre sí para obtener el color y la fuerza deseados, así no limitamos la creatividad.

Pero recuerda, es importante la asesoría de un profesional para obtener los mejores resultados, y si se sabe lo que se quiere, es importante utilizar los productos de mejor calidad. Acércate a nosotros, tenemos la solución perfecta para tus problemas de teñido. Y todo sin dañar tu salud o la del planeta.

Deja un comentario