Pigmentos vegetales

¿Te has preguntado porque las plantas, las flores, las frutas y las verduras son algunos de los elementos más coloridos de la naturaleza? Esto se debe a que entre sus componentes cuentan con sustancias de composición química bastante compleja que se denominan pigmentos vegetales y que les dan el color. Entre ellos encontramos la clorofila, ubicada particularmente en los cloroplastos de las células vegetales, que brinda a las hojas de árboles y plantas su característico color verde. Las células de las plantas también cuentan con componentes que se llaman vacuolas y dentro de éstas se encuentran las antocianinas, sustancias responsables de los tonos rojos, morados y hasta azulados que se pueden observar en las flores, pero también en algunas hojas y por supuesto en las frutas. Y para los colores más “cálidos” de acuerdo con la escala de temperatura de los colores, tales como rojos, anaranjados y amarillos presentes también en numerosas frutas y verduras, están los carotenoides, que también se ubican en los cloroplastos de la célula.

Podemos decir que los seres humanos siempre nos hemos sentido atraídos por el color. Buscamos una vida colorida, y por lo tanto nos gusta que los colores formen parte de todas nuestras actividades cotidianas. Cuando vamos a elegir nuevas prendas de ropa buscamos los colores que más nos favorezcan y si vamos a pintar la casa, también nos tomamos un tiempo suficiente pensando en la elección de un color que nos haga sentir cómodos y en un ambiente bien iluminado. Incluso las mujeres pintan sus labios de color rojo intenso, rosa o hasta morado y se colocan sombras en los párpados que las hagan lucir más bellas y que combinen con su vestimenta. Estos son ejemplos clásicos de la importancia que tiene el color en nuestras vidas. Sin embargo, pocas veces asociamos el color con la alimentación.

pigmentos vegetales

Los alimentos de origen natural tienen por sí mismos un color y resultan más atractivos a la vista. ¿A quién no se le ha antojado una colorida ensalada con zanahorias anaranjadas, pimientos rojos, amarillos y verdes, lechuga y espinaca del mismo color y hasta un toque morado con el betabel? No obstante los productos alimenticios procesados, es decir que no provienen de la naturaleza sino que son elaborados en las grandes fábricas, no tienen un color natural y por lo tanto hay que agregarles un pigmento o colorante, y aunque muchas veces las empresas optan por el uso de colorantes artificiales la realidad es que los naturales, como es el caso de los pigmentos vegetales, que como ya vimos, proceden de la amplia gama de colores naturales que se pueden obtener de las plantas, resultan mucho más saludables.

Quizás surja la pregunta de por qué se necesita incorporar algún pigmento a los alimentos y no dejarlos del color con el que terminan su proceso. Esta cuestión encuentra su respuesta en numerosos estudios, sobre todo psicológicos, que demuestran que la decisión de las personas sobre cuál comida consumir y cuál no, pasa en buena medida por su apariencia física y por su color. Incluso el apetito parece abrirse ante una comida que presente variedad de colores o tonos similares a los que tendría el alimento antes de ser procesado. Es decir, será más atractiva una crema de zanahoria enlatada que tenga tonos anaranjados aunque no haya sido ése el color que resultó del proceso químico de elaboración.

Las ventajas del uso de los pigmentos vegetales por encima de los pigmentos o colorantes artificiales radican principalmente en el hecho de que no hay riesgo de un deterioro a la salud humana. Y es que al emplear colorantes químicos en combinación con otros elementos químicos como conservadores puede haber reacciones adversas en quien consume los productos que incluyen dichas mezclas, aunque quedan muchos estudios por realizar para verificar esta información. Pero más allá de lo anterior, la idea es que los alimentos procesados luzcan tan naturales como sea posible, y si ése es el objetivo, por qué no pensar en agregar pigmentos vegetales, que además no resultarán nocivos para la salud. De esta manera, se les estará ofreciendo a los clientes una opción que cada vez tienda más a lo natural y sin duda esto será apreciado por ellos.

Por otro lado, este tipo de pigmentos también tiene un potencial uso en la industria farmacéutica, especialmente en la rama que se dedica a la fabricación de productos de belleza, ya que como se dijo anteriormente, los colores también son esenciales para los productos de maquillaje y embellecimiento facial, tales como sombras, lápices labiales y polvos para ocultar las imperfecciones de la piel. En este caso, al usar pigmentos vegetales también se contará con la certeza de que la piel se verá beneficiada al no aplicar productos que contengan colorantes artificiales, pues si bien es necesario incluir otros productos químicos en su composición, al menos el color no será uno de ellos.

Te invitamos a visitar en nuestra página la sección del catálogo donde podrás encontrar los pigmentos vegetales y colorantes naturales que ofrecemos en una amplia gama. Además, si tienes cualquier duda o requieres alguna cotización, nuestro personal, ampliamente capacitado y con experiencia en el ramo estará encantado de brindarte toda la información que necesites, ya sea que estés en el ramo farmacéutico o del procesamiento de alimentos. Buscamos ofrecerte las mejores opciones naturales para que a la vez puedas ofrecer a tus clientes productos que, en la medida de lo posible, carezcan de componentes químicos. ¡Te esperamos en Farbe!