Pigmentos naturales

El uso de pigmentos naturales en la producción avícola.

En la industria avícola, el color de los productos tiene una gran importancia para lograr su comercialización, pues su aceptación por los consumidores depende en gran medida de la pigmentación de la piel del pollo y de los huevos. Está comprobado que en el mercado mexicano, los consumidores prefieren colores vivos e intensos en la piel de los pollos y en las yemas de los huevos y es por esta razón que los productores en granjas avícolas utilizan pigmentos naturales como colorantes para mejorar la presentación de sus productos y lograr una comercialización exitosa.

Como es sabido, existen diferentes tipos de colorantes clasificados en dos grandes grupos: los naturales y los sintéticos. Entre los naturales se distinguen los de origen animal y los de origen vegetal, que son utilizados tanto para dar color a alimentos, como para la industria farmacéutica e incluye pigmentos para teñir diferentes tipos materiales. En el caso específico de la industria avícola, se hace uso de pigmentos para adicionar los alimentos en las dietas de las aves.

pigmentos naturales

Los pigmentos más utilizados en la avicultura son los carotenoides xantofilas, que se encuentran presentes de manera natural en alimentos que normalmente se incluyen en la dieta de las aves, como el maíz, el sorgo y la alfalfa. Sin embargo, durante diferentes etapas del desarrollo de los pollos se adicionan sus alimentos con ciertas dosis de estos pigmentos para lograr alcanzar la coloración en su piel que satisfaga las demandas de los consumidores. Estos pigmentos adicionados pueden ser de origen natural, obtenidos de algas, de la mosqueta y de pétalos de algunas flores, como el cempasúchil y la caléndula, o bien, pigmentos sintéticos obtenidos con la mezcla de carotenoides, apocarotenoides y cantaxantina. Los pigmentos naturales más utilizados en este tipo de aplicación son las xantofilas.

Las xantofilas son un tipo de carotenoides que tienen una pigmentación amarilla y parda. Son sustancias químicas que se encuentran en semillas y hojas de algunas plantas, como la col, el achiote, el maíz, la alfalfa, el ají, la flor de cempasúchil y algunos tipos de algas, y se encargan de realizar funciones fotosintéticas. Las xantofilas incluyen la luteína, la zeaxantina, la capsantina y la astaxantina, y tienen múltiples propiedades que son benéficas para la salud de humanos y animales. Este tipo de pigmentos son absorbidos por las aves en el tracto intestinal y le dan el color a su plumaje, a su piel y a los huevos que ponen, depositándose en los tejidos grasos y en la yema de los huevos.

La luteína da una pigmentación amarilla, aunque muchas veces este color se encuentra enmascarado por el verde de la clorofila y en la planta cumple la función de protegerla de la radiación solar. Entre los beneficios de este pigmento se encuentra la protección de la vista, por lo que es muy buena para personas con cataratas o glaucoma, asimismo protege la piel del envejecimiento causado por la radiación de los rayos ultravioleta. La zeaxantina también cumple la función de proteger a la planta de la radiación solar y es benéfica para la vista humana, encontrándose ya de manera natural en la retina del ojo humano. Por otra parte, la capsantina es un pigmento rojo que presenta propiedades antioxidantes y es muy apreciada por evitar el crecimiento de células cancerosas, se encuentra principalmente en los pimientos. La astaxantina también es antioxidante y favorece la liberación de radicales libres para limpiar el organismo, da una pigmentación roja y se encuentra en algas y en la naturaleza es la que le da el color rosáceo a los flamencos que se alimentan de ella.

Como ya mencionamos, las xantofilas se encuentran de manera natural en los alimentos como el maíz, que además contiene zeaxantina y cryptoxantia, que se absorben fácilmente y que dan un color anaranjado intenso. La rosa de mosqueta, gracias al color rojo de sus frutos, logra una pigmentación amarilla anaranjada en las yemas de los huevos; el pimentón y el pimiento, por los niveles de capsantina que presentan dan una pigmentación roja, y la alfalfa tiene un alto contenido de luteína, que si bien no tiene un color tan intenso, posee propiedades muy benéficas para la salud. Otros alimentos naturales que aportan importantes cantidades de pigmento son las algas y la harina de pétalos de cempasúchil y de caléndula, que añadiéndola al alimento para las aves le dan un buen color a piel, plumaje y huevos.

Las xantofilas además de ayudar a pigmentar la piel de los pollos y los huevos para su comercialización, hacen que las aves se sientan más atraídas hacia el alimento, lo que estimula su consumo y genera un crecimiento acelerado que mejora los niveles de producción en las granjas avícolas. Por todo lo anterior, es importante que se incluyan alimentos con xantofilas en la dieta de las aves y que se usen colorantes para adicionar el alimento, principalmente en comunidades que presenten problemas de salud que afecten su pigmentación. Adicionar la dieta con dosis altas de pigmentos naturales, sobretodo en los últimos 15 días de producción en las granjas avícolas, puede hacer la diferencia entre alcanzar la pigmentación adecuada que permita el buen posicionamiento de los productos en el mercado o tener un color tenue que no logre satisfacer las demandas de los consumidores.

En FARBE contamos con pigmentos naturales para aves obtenidos por la extracción de xantofila de la flor de cempasúchil, para que sus aves logren alcanzar la pigmentación preferida por los consumidores en el mercado mexicano: colores vivos e intensos. Lo invitamos a ponerse en contacto con nosotros, en FARBE con gusto resolveremos todas sus dudas y le brindaremos asesoría personalizada para la elección del colorante que más le convenga.