El futuro de los colorantes naturales

El futuro de los colorantes naturales

Hoy en día la industria farmacéutica, de alimentos y textil, entre otras, utilizan pigmentos para dar color a sus productos. Estos pigmentos son estructuras químicas que dan o incrementan la intensidad del color de un producto por medio de la refracción de la luz.

Estas estructuras químicas pueden ser orgánicas o inorgánicas. Los pigmentos inorgánicos son de origen mineral; los pigmentos orgánicos pueden ser de origen natural o sintético. Todos estos pigmentos son extraídos de la naturaleza, la diferencia entre unos y otros radica en las condiciones que se requieren para su cultivo, extracción o producción, lo cual dota a cada uno de diferentes características físicas, químicas y de mercado.

Hablando específicamente de los colorantes naturales, su consumo e implementación en el mercado es cada vez más común, sobre todo a causa de la creciente exigencia en el mercado de que los productos contengan la menor cantidad de sustancias sintéticas.

Desde hace muchos años las autoridades competentes en el área prohibieron el uso de algunos pigmentos, sobre todo sintéticos, en la producción de cualquier tipo de industria por considerar que resultaban dañinos para la salud de los consumidores y usuarios.

Debido a esto, el interés de los diferentes sectores industriales de todo el mundo por desarrollar nuevos procesos para la extracción, producción y uso de pigmentos de origen natural creció de manera considerable. En consecuencia, el uso de estos componentes en la producción de alimentos, cosméticos, telas y farmacéuticos también creció.

También derivado de esta creciente ola de exigencia y gusto por lo natural, muchas compañías comenzaron a teñir sus productos utilizando extractos de plantas, sobre todo de aquellas con un color muy intenso como pimentón, betabel, bayas, caléndulas, achiote, entre otras. Pero al mismo tiempo muchas otras empresas prefirieron realizar nuevas investigaciones y estudios para obtener tintes que pudiesen ser utilizados en sus productos sin problemas y con el menor costo posible.

En el mercado de alimentos actualmente se busca que el uso de pigmentos de origen natural sirva como un propulsor de las diferentes propiedades organolépticas de los productos que se fabrican. Esto se refiere a utilizar estas estructuras químicas en la producción para potenciar las propiedades del producto final, específicamente la textura, el color, el sabor y el olor.

Como consecuencia, en los últimos años ha habido un tipo de pigmento de origen orgánico que ha comenzado a generar bastante interés y a ser utilizado con frecuencia en los procesos de producción de diferentes industrias. Se trata los pigmentos de origen microbiano.

Este tipo de colorantes naturales han resultado bastante efectivos, pero sobre todo económicos y prácticos, pues a diferencia de los pigmentos de origen mineral, vegetal o animal, estos no requieren de un medio de cultivo de alto costo y con cuidados extremos, el cultivo no depende demasiado de las condiciones del clima, el crecimiento es en mayor cantidad y las técnicas de extracción son más sencillas y ofrecen mayor aprovechamiento del producto.

A pesar de esto, la producción de este tipo de pigmentos sigue siendo considerada como un campo emergente, sus usos y aplicaciones siguen siendo estudiados para garantizar que no haya efectos secundarios negativos y, aunque ya hay algunas empresas del sector industrial que las utilizan regularmente, se espera que en el futuro próximo los pigmentos microbianos sean los más utilizados.

Gracias a los diferentes estudios que se han realizado en el campo con el objetivo de obtener nuevas fuentes de pigmentos orgánicos, se han conocido nuevas ventajas que podría tener el uso de estas estructuras químicas en la producción de los diferentes productos de las industrias que hacen uso de estos componentes.

Por ejemplo, se ha descubierto que algunos pigmentos tienen propiedades antibacteriales. Específicamente se trata de aquellas tinturas que se obtienen de los hongos, cuyos estudios realizados revelan que tienen una fuerte actividad y resistencia contra diferentes bacterias, protozoos y otros hongos. Los resultados incluso muestran que hay un tipo de colorante conocido como naftoquinonas que presenta fuerte actividad citotóxica contra algunas enfermedades, específicamente la leucemia.

Asimismo, los estudios también revelan que algunos colorantes naturales de origen microbiano presentan actividad fisiológica contra las bacterias, pues resultan altamente tóxicos para estos microorganismos, sin presentar peligro de toxicidad para el ser humano u otros animales que pudieran consumirlos.

El color índigo es un tono que se puede ver muy a menudo en una gran cantidad de productos de la industria textil. Por su estructura, el índigo suele ser un compuesto aromático, sin embargo, es muy común que se emplee como pigmento para telas. Quizás se debe precisamente a su estructura aromática que los estudios revelan que este colorante específico tiene propiedades terapéuticas importantes para enfermedades como el cáncer.

Desafortunadamente este pigmento es sintético y así como tiene propiedades terapéuticas benéficas, ha probado ser la fuente de algunas consecuencias negativas para la salud de los trabajadores de las plantas donde este componente se utiliza. Es por ello que la ciencia actual está tratando de obtener este tono de manera natural para así conservar sus propiedades benéficas y eliminar las dañinas.

Hasta la fecha se han reportado algunos procesos microbianos que podrían servir para obtener el color índigo, sin embargo, tienen la desventaja de no poderse producir en una gran cantidad, en comparación con el proceso sintético. Otro descubrimiento al respecto es que existen tintes que presentan propiedades nutracéuticas, es decir, que ofrecen beneficios nutricionales y farmacéuticos.

La mayoría de estos pigmentos son obtenidos del arroz y se ha probado que funcionan de manera muy efectiva como agentes reductores de la hipertensión arterial, disminuyen los niveles de glucosa y colesterol, funcionan como antioxidantes y ayudan en el tratamiento de enfermedades vasculares y la osteoporosis.

Como conclusión se puede decir que el reto que la industria colorante tiene en la actualidad es crear nuevas tecnologías y métodos de producción de estos productos para satisfacer la demanda de la industria y al mismo tiempo ofrecer beneficios a los consumidores sin que esto implique efectos secundarios negativos. Mientras tanto, el mejor lugar para obtener colorantes naturales sigue siendo Farbe.