COLORANTES

¿Qué es lo que hace que los colorantes, ya sean naturales o sintéticos, especiales? Simplemente sus propiedades químicas. El día de hoy en FARBE te queremos comentar más acerca de nuestros excelentes productos y brindarte información acerca de los colorantes de nuestra empresa. Para empezar, un colorante tiene una estructura química que le ayuda a “entintar” aquello que se busca colorear, por decirlo de una manera sencilla. Lo que sucede es que existen diversas moléculas con enlaces que absorben energía electromagnética y que al interactuar con los ratos UV o en especial con el rango de la luz por estímulo químico libera el color.

A pesar de que la sabiduría de nuestros pueblos ancestrales; europeos, asiáticos y americanos, ya usaban los tintes naturales fue hasta que un químico de nombre Otto Nikolaus Witt descubrió algo llamado cromóforos se supo qué era lo que realmente pasaba dentro de los objetos coloreados. Un cromóforo en sí, son los átomos de una molécula que le dan color a las cosas. Estas moléculas absorben las longitudes de luz y refleja otras haciendo que nuestro ojo perciba los colores que no son más que los rebotes de la luz sobre los objetos.

Ya que como se sabe las longitudes de onda que nosotros percibimos se transforman en colores. Por eso se dice que el blanco y el negro no son colores como tal sino son o la ausencia de luz o la presencia total de todos los colores dentro de un espectro de luz.

Los colorantes absorben de manera específica ciertas partes de la luz y el colorante gracias a sus enlaces y bases crean otros colores sobre alimentos, bebidas, telas, medicinas o aquello que se busque entintar. Ten por seguro que nuestros productos han sido calibrados y revisados bajo las normas y legislaciones para que los colorantes sean siempre los mismos y no existan variantes que desconcierten al cliente.

Ahora bien los colorantes para alimentos y bebidas pueden ser encontrados en forma líquida, en polvo o geles y pastas que por tu seguridad y la de tus clientes deben ser colorantes naturales. Estos colorantes también se pueden usar en productos farmacéuticos y dispositivos médicos. ¿Por qué se comenzaron a usar los colorantes en los alimentos? Una de las razones es que la mente humana socia ciertos colores con sabores, otras veces se le agrega colorantes a los alimentos para que el consumidor pueda tener la confianza en los productos que está adquiriendo.

Otras razones son que al usar colorantes naturales puedes compesar la pérdida de luz en los alimentos por los elementos externos que decoloran los productos como la luz solar, el aire, la humedad o las temperaturas extremas al momento de almacenar los alimentos. También utilizar colorantes nos permite proporcionarle más atractivo a los alimentos para ayudar a despertar el apetito en los consumidores.

De hecho, durante la Edad Moderna fue cuando comenzó más en forma esta costumbre gracias a que en Alemania en el año 1531 se comenzaron a importar colorantes como el azafrán. Tiempo después en la Revolución Industrial miles de personas se alimentaban con alimentos procesados y por el crecimiento demográfico era necesario comercializar más comida de manera que no se echase a perder.

Así que se le agregaban conservadores a los alimentos orgánicos que conforme pasaba el tiempo iban perdiendo su color así que debieron agregarle colorantes para que se siguieran consumiendo ya que aún servían pero los colores desagradables hacían que se desecharan toneladas de alimentos.

Pero de esto hasta nuestros días las normatividades han ayudado a regular los colorantes, incluso existen leyes alimentarias que ayudan a cuidar tu salud y la higiene de este tipo de productos para evitar que existan elementos tóxicos dentro de los mismos. De los colorantes naturales más usados en los alimentos que se consideran sanos por su origen natural están la cúrcuma, el extracto de la piel de la uva, el achiote y el betabel, entre otros.

En FARBE conocemos todas las regulaciones que han existido para ofrecerte los mejores productos bajo las más estrictas normas internacionales. Por ejemplo, en 1962 la OMS y la FAO crearon una comisión internacional para poder agrupar a todas las asociaciones de la industria alimentaria así como los grupos que los comercializan.

Algunos tintes naturales (dependiendo de su composición química) son solubles en agua más no en aceite. Algunos usos comunes de son en bebidas, en la industria de la panadería, en los dulces, productos lácteos como el yogurt, incluso, alimentos para mascotas. También se pueden fabricar colorantes que no seas solubles en agua más si en aceite. Estos se usan para colorear pasteles, donas, caramelos, gomas de mascar, lápices labiales, jabones, etc.

De hecho, algunos artistas han usado los colorantes para ser usados como pinturas corporales ya que puede consumirse sin temor a alguna intoxicación. También es usado en la industria teatral ya que es ideal el colorante para alimentos rojos para simular vinos o sangre en alguna obra de teatro.

Como puedes observar son de gran utilidad nuestros productos, desde salsas, dulces y bebidas carbonatadas hasta deliciosos postres como gelatinas y bebidas energéticas. Los colorantes naturales que usamos pueden aplicarse a los cosméticos y las medicinas que diariamente miles de personas utilizan en el mundo.

Por eso FABRE se enorgullece de presentarte los mejores productos del mercado internacional a disposición de todo México con la garantía de nuestros años de experiencia. Si aún tienes dudas sobre nosotros no dudes en contactarnos por cualquiera de nuestros medios de contacto. Sin duda nos dará un gran gusto saber tus inquietudes y continuar informándote.