Colorante Vegetal

Colorante vegetal: ¿Qué es y por qué conviene su empleo?

Los colorantes naturales han estado presentes en la historia del hombre desde los tiempos primitivos y desde entonces la materia prima de estos tintes naturales ha sido la misma: plantas, animales y minerales que tomados de la naturaleza y formados por medio de mezclas en su mayoría con agua, permitió a nuestros antepasados plasmar diversos aspectos de sus vidas. Para ser más precisos, se han hallado vestigios de colorante vegetal desde el neolítico. En aquel entonces los colorantes provenían en su mayoría de plantas; raíces, bayas, hojas, cortezas, etcétera, asimismo, eran elaborados a base de insectos y algunos elementos animales como la sangre, siendo empleadas para diversos usos como las pinturas rupestres y más adelante como adornos de vestimenta.

En china se tienen vestigios de hace más de 5000 años en los que ya eran empleados los colorantes vegetales así como los pigmentos naturales en base a animales. Desde entonces la preparación de los colorantes se realizó por medio de la colocación de los mismos en una vasija que se calienta hasta que el color deseado se transfiere. En la actualidad su uso e implementación aún se sigue realizado en diversos aspectos de la vida cotidiana, como en la pigmentación de los alimentos y bebidas, en la industria textil, en pinturas y aceites para el cabello así como en las artesanías, las cuales tienen este tipo de colorantes plasmados en forma de pinturas y retratos.

colorante vegetal

Algunas características de los colorantes vegetales y naturales en general.

Los colorantes naturales que se presentan para la preparación de alimentos están compuestos en su mayoría de plantas y vegetales. Estos colorantes a menudo prestan un matiz más recatado que sus primos cargados de petróleo, lo cual se debe simplemente a las proporciones: un colorante concentrado comprado en la tienda requiere sólo unas pocas gotas para agregar color y por lo tanto no cambia la textura de los alimentos mediante la adición de grandes cantidades de líquido. En comparación, es difícil obtener un verdadero “rojo” de jugo de remolacha en lugar de sólo rosa, no porque el jugo de remolacha no es lo suficientemente rojo, sino porque la mayoría de las recetas no pueden soportar la cantidad de líquido necesario para obtener un verdadero tono rojo. Por otro lado, sólo unas pocas gotas de jugo de remolacha crearán un color rosa absolutamente, esto sin añadir ni siquiera una pizca de sabor de remolacha.

Puesto que estos colorantes son alimentos en sí mismos, cabe recordar que los alimentos fuertemente coloreados también tienden a ser alimentos fuertemente aromatizados, por lo que se recomienda – tanto como sea posible – evitar el uso en grandes cantidades de cualquiera de ellos (una pequeña canela, por ejemplo, podría hacer un glaseado celestial, pero una gran cantidad lo haría incomible).

En cuanto a la presentación del colorante vegetal, este se expone mayormente como polvos o pastas en menor medida. En el caso de los polvos vegetales son grandes maneras de añadir colores vivos sin aplicar un exceso de líquido, por lo que su uso conviene si lo que se busca es un rojo profundo (por ejemplo, el uso de remolacha en polvo en lugar de jugo de remolacha, crea un tono intenso sin requerir grandes cantidades). Otra alternativa es reducir el líquido a un jarabe concentrado. Los colorantes a base de vegetales pueden volverse marrones cuando se hornean, cuando se ponen en un ambiente alcalino, o cuando están suficientemente oxidados. Por lo tanto, los tintes vegetales no actúan cuando están cocidos. Es pues que los colorantes vegetales pueden actuar en diversos tipos de alimentos, como pueden ser dulces o salados, generando una mejor vista a sus comensales o bien para ustedes mismos (no es para nada erróneo decir que de la vista nace el amor así como una buena y apetecible digestión).

Por ello en la actualidad se tiene una plena noción de que tipo de colorantes comestible deben emplearse de manera segura y confiable sobre todo porque los tintes alimentarios convencionales están basados en el petróleo y están vinculados a cosas tales como la hiperactividad en los niños, el aumento de sensibilidad a los alimentos, e incluso erupciones cutáneas. Por ello es cada vez más importante tener noción de los daños que puede causar el hecho de no adquirir un colorante vegetal con un proveedor seguro.

Si usted quiere hacer sus postres tan naturales como sea posible utilizando los ingredientes más naturales, debe incluir colorantes naturales en la creación de diversión, alimentos nutritivos y bebidas. Los colores naturales puros de Farbe aportan diversión y creatividad a la cocción. Se pueden utilizar directamente de la caja para colorear naturalmente los glaseados reales (azúcar y agua), mantequilla cremosa (azúcar y mantequilla), lijar azúcar o cualquier otro tipo de alimento todo de una manera puramente natural.

Los colores naturales puros de Farbe son 100% vegetales, por lo tanto, no manchan. Con ello no hay ninguna necesidad de levantar la voz cuando las muchachas manchan de color rojo brillante por todas partes sus prendas, ya que el color se lavará fácilmente hacia fuera. No hay necesidad de preocuparse cuando un niño determinado decide probar el color por sí mismo (después de todo, si un poco de color es delicioso, entonces un montón debe de ser igual de delicioso). Su lengua naranja brillante desaparecerá después de un solo cepillado de dientes (que él hace tres veces al día de todos modos). Recuerden que si necesitan el mejor colorante vegetal, en Farbe lo encontrarán.¡Contáctennos!