5 mitos sobre los colorantes

5 mitos sobre los colorantes

La química de alimentos es una rama de la ciencia que se dedica a la perfección constante de cada uno de los insumos con los que nutrimos el cuerpo, sean completamente orgánicos o creados en laboratorio. Por lo tanto, también estudia cómo reaccionan estas sustancias en nuestro organismo y entre ellos, permitiendo que podamos tener un mejor control de la nutrición sacando lo más benéfico  de cada ingrediente y disminuyendo completamente los posibles efectos secundarios que puedan llegar a aparecer.

Sin embargo, muchas veces el simple término o la idea de manipulación química puede llegar a mal interpretarse y la desinformación produce ciertas creencias que no necesariamente son ciertas. Es decir, la mayoría de personas piensa que los alimentos intervenidos, incluso con colorantes naturales, pueden llegar a ser dañinos o que los suministros de calidad no deben tener ningún tipo de manipulación química o industrial. Lo que se debe tomar en cuenta es que en la actualidad es muy difícil tener insumos totalmente puros, pues incluso en los cultivos más artesanales existen pequeñas intervenciones como los fertilizantes o insecticidas (incluso los naturales).

Por otra parte, la alta demanda de alimentos debido al aumento de la densidad poblacional sería casi imposible sin el trabajo que se realiza en esta industria. El día de hoy vamos a revisar algunos mitos relacionados con la química de alimentos, específicamente de los que han surgido alrededor de los colorantes naturales y sintéticos. Con ello verás que es sumamente segura su utilización además de ser una importante fuente de nutrientes como cualquier otro producto orgánico.

  • Tienen mal sabor. Este es un mito demasiado viejo pero que a pesar del paso del tiempo ha ido prevaleciendo. Sin embargo, justamente lo que hacen es reforzar el sabor, pues la tintura ayuda considerablemente a su aumento, sobre todo si estás utilizando materiales naturales que se extraen de frutos o especias como la cúrcuma. En el caso de los sintéticos, sin bien no son orgánicos su construcción química está basada en los naturales para que el resultado sea 100% parecido. Los colorantes son la mejor opción para fortalecer el sabor en alimentos procesados u orgánicos.
  • No hay una regulación para su producción. Esto es completamente mentira, la industria alimenticia es uno de los sectores de producción más regulados por el simple hecho de que sus productos son para el consumo humano: ningún laboratorio o compañía se atrevería a lanzar un producto si no cumpliera con ciertas reglas establecidas. En este caso la encargada de regular las condiciones de producción y elaboración es la Administración de Alimentos y Medicamentos. Toda nueva fórmula así como empresa, tiene que pasar por rigurosas pruebas para comenzar a comerciar con los colorantes naturales o de cualquier otro tipo.
  • Su inestabilidad en el color los hace perjudiciales. Se piensa que algunos colorantes pueden llegar a perder su intensidad por cambios en la temperatura y en el PH y que por lo tanto se llega a afectar la composición total del alimento. Sin embargo, es importante hacer notar que la intensidad del color no depende necesariamente del colorante sino del proceso que se utiliza para entintarlo. Cada uno de los procesos de producción son distintos y a pesar de eso ninguno de ellos está relacionado directamente con el colorante ni mucho menos.
  • Su costo de producción es elevado. Otra idea preconcebida es que los elementos orgánicos siempre son más caros que los industriales por que implican mayores procesos u otros pasos involucrados que necesitan ser cubiertos. Sin embargo, eso no es totalmente certero. En primera instancia se debe establecer que cada alimento o producto tiene pasos distintos, así como sus propias vías de producción. Los costos también se relacionan con la demanda y los niveles que se solicitan en base a ella, no importando si se utilizan materiales naturales o sintéticos. En todo caso, conforme la oferta aumente, generalmente los precios de producción también disminuyen.

Es importante en cuestiones de alimentos, que nos mantengamos bien informados pero que también verifiquemos las fuentes de donde extraemos información. Muchas veces nos conformamos con buscar en Internet, pero habiendo tantas personas con acceso a la red y con la posibilidad de subir datos, corremos el riesgo de encontrarnos con información poco certera. En ese sentido, acudamos siempre a especialistas en químicos alimenticios o a sitios que puedan comprobar su experiencia en estos temas.

Una de las razones por las cuales decidimos abrir un blog es para tratar de llenar ese vacío de información relacionada con los colorantes naturales. Para datos más confiables puedes visitar otros artículos de nuestro blog en el que puedes encontrar temas relacionados con su composición así como la aplicación en los alimentos, pero también en la farmacéutica y cosmética. Más allá de la función informativa es importante mencionar la responsabilidad social con la que nos hemos comprometido que no sólo involucra la alta calidad en nuestros productos, sino también en trabajar de manera conjunta con las comunidades que nos dan sus materias primas, ayudando en su desarrollo económico y con el menor impacto ambiental en cada uno de nuestros procesos de producción.

Si tienes dudas mucho más específicas puedes comunicarte con nosotros a través de nuestras redes sociales o enviándonos un correo electrónico. Por esa vía también puedes hacernos llegar tus inquietudes sobre el proceso de compra o incluso para elegir cuáles son los pigmentos que mejor se ajusten a tus necesidades particulares. Finalmente, te invitamos a consultar el catálogo de colores con los que trabajamos en nuestra página de inicio. Si estás buscando una tonalidad en particular podemos encontrar las alternativas para conseguirlo.

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario